martes, 10 de diciembre de 2013

{ TURRÓN DOS CHOCOLATES CON ESPELTA CARAMELIZADA, ALMENDRAS Y PISTACHOS }



 Aquí estoy de nuevo, sin receta salada, que era la que tenía en mente, pero reservada en la retaguardia para dentro de unos días, porque si no pongo este turronazo me da un pampurrio. Tengo que decir que  me encuentro con un deber "vital", transmitir esta receta, un I+D turronil que me ha dejado muerta cuando lo probé. Aquí no me enrollo con el tema de una presentación tipo industrial, yaa, ya lo se, hay unos moldes de silicona chulísimos, pero el reciclaje está de moda no?, pues con un film transparente y un molde de bizcocho de cake, haces turrón exactamente igual, y con ese toque rústico, que claro, viviendo donde vivo pega y mucho..., sin perder el toque chic eh!. Que luego una piensa que se está "ruralizando" demasiado y que me voy a quedar en plan Nell.., vale, reconozco que hablo con las ovejas, pero nada importante, solo cosas banales jjjj.
Bueno, siguiendo con el tema turronil, tengo que decir que el turrón de chocolate no era de mis preferidos, oh my god!!, pues no, siendo una chocoadicta irredenta, mi turrón era el de Jijona, así que tenía que hacerme con una receta un poco más sofisticada y sin arroz inflado, para cambiar un poco y darle un toque de lujuria gastronómica a la cosa, que la gente pone arroz... pues yo espelta caramelizada, y oye! buenísimo.
Compré espelta inflada ecológica, pero con el detalle de caramelizarla, para darle un toque crujiente..., acierto total!, no solo por el turrón, si no porque está buenísima sola. Pues con ese toque, la combinación de dos chocolates, los pistachos, la almendra y un unos pocos arándanos secos, nos marcamos un turrón gourmet delicioso.
Ya queda menos para Navidad y con esta receta damos el pistoletazo de salida, que diciembre marca la temporada festiva. Los árboles de los jardines ya empiezan a tener luces, (espero no ver este año a los espantosos Papa noeles colgados de la ventana, no se si me dan pena o grima pfff), es que ese Papá Noel me da que pensar, si le ponemos un antifaz no se si entra para dejar regalos o... en fin, no me lo tengais en cuenta, es que me resultan un poco extraños algunos personajes infantiles (¿No era un poco raro Don Pinpón de Barrio Sésamo?... lo dicho, no me hagais caso), la gente está un poco más alegre y la familia viene al pueblo.... uhmm que ganas!! hasta los animales están más animados.... bueno, no sigo, que me pongo ñoña y no hay quien me aguante.


Ingredientes:
  1. 250g de chocolate postres 52% de cacao (yo utilicé Valor postres)
  2. 45 g de manteca de cerdo de calidad (yo utilizo ibérica)
  3. 20g de espelta caramelizada
  4. 40g de almendras tostada y parcialmente troceadas
  5. 20g de pistachos (sin sal)
  6. 1 1/2 cucharada de brandy
  7. un pizca de haba tonka rallada
  8. una pizca de sal
  9. 20g de arándanos secos
  10. 200g de chocolate blanco postres
  11. 30g de manteca de cerdo para el chocolate blanco
  12. cacao en polvo para decorar (opcional) 
Como hacer espelta caramelizada:
. Muy fácil; hacemos un caramelo con azúcar y unas gotas de limón y cuando esté derretido añadimos la espelta inflada (yo la encontré en la zona de dietética de un supermercado). Añadir bastante cantidad de espelta, si no, quedará con demasiado caramelo, de todas las formas, cuando quede duro podemos cortar con un cuchillo, está deliciosa.

Elaboración:
. Forramos un molde de cake de 20x9cm con papel de horno o film transparente
. Ponemos un poco de chocolate a derretir al baño María y echamos formando una fina capa a modo de cobertura
. Derretimos el resto de chocolate (el blanco no),  -lo ideal es no  pasar de 30º C-, incorporamos los 45 g de manteca de cerdo, la espelta caramelizada, las almendras tostadas y la cucharada y media de brandy, la sal y una pizca de haba tonka rallada
. Colocamos en el molde (debe de estar la cobertura fría)
. Dejamos templar y metemos en la nevera, esperamos hasta que esté duro
. Derretimos el chocolate blanco al baño María con los 30g de manteca de cerdo y cuando esté derretido, añadimos los pistachos y los arándanos partidos por la mitad
. Echamos en el molde, encima de la primera capa y dejamos enfríar
. Cuando esté duro, lo desmoldamos con cuidado y adornamos con cacao en polvo 



 


29 comentarios :

  1. Di que si Ana, aunque sea en plan rústico, antes muerta que sencilla, jajaja!!
    Me encanta este turrón, y eso de hacer la espelta caramelizada... debe quedar genial con el chocolate!

    Besos!

    ResponderEliminar
  2. He venido volando a ver eso de la espelta caramelizada que era, que me sonaba un poco a chino, pero me voy más conforme.
    Muy buena versión de turrón.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Ana, impresionada con tu turrón i+d y no menos con tus fotogafías, el día menos pnesado me presento en tu puerta, a por algo de turrón y una pizca de creatividad, me abrirías, no? 😉
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Es el turrón más bello y gourmet que he visto y no me quiero quedar sin probarlo. Da igual que sea Navidad o Domingo de Ramos. Cualquier momento es bueno para disfrutar de esta delicia a solas con una copita de buen cava...Mil gracias por la receta querida Aniña...Creo que le voy a sacar muuucho partido...Qué belleza!!!

    ResponderEliminar
  5. Bueno lo de lujuria gastronómica es lo más, jajajaja!! Pero es cierto que es un estupendo calificativo para semejante manjar convertido en "turrón rústico", como bien dices...

    Tus fotos enamoran!! Qué arte tienes Ana!!

    Un besote!

    ResponderEliminar
  6. No me puede gustar más, es imposible! quiero ese turrón, esas fotos y esos perros!!
    Besin guapa
    Noe

    ResponderEliminar
  7. Una delicia de turrón! No se me había ocurrido caramelizar la espelta, pero creo que es una idea brillante que hace el turrón gourmet, como bien dices ;)
    Besos

    Noelia - Petite Recette

    ResponderEliminar
  8. Ana, impresionante este turrón, además distinto, y como no falta el chocolate, nos apuntamos la receta, hay que probarlo!!

    Qué bonitas fotos, artista!!

    un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Ana pues yo cada vez que veo esas fotos tan rústicas y chic a un tiempo, cada vez que te leo hablar sobre tus ovejas o veo esos perrazos, me entran unas ganas locas de cojer las maletas, enviar todo al traste y ruralizarme¡¡¡¡ Un tipo de vida con otro ritmo y con otro aroma (oye no te rías que no me refiero al fiemo). Vamos que me encandilan tus recetas y tus fotos y sobre todo tu forma de vida. ¿Me haces un huquecito en tu pueblo? ¿Me buscas una casa rústica grande claro está para meter todos mis artilugios de cocina y fotografía? Lo digo muy enserio.

    Sobre el turrón, lo tengo que probar, porque fijate yo el de jijona na de na, pero los de choco, me requetechiflan, así que lo de las espelta inflada caramelizada... suena de vicio y esa presentacion rústica de 10 no de 20 . Bss preciosa y perdona el alargamiento del comentario. Pero me lo pedía el cuerpo. Bss

    Virginia "sweet and sour"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado tu comentario, has captado esa esencia que quiero transmitir, ayyy como decimos por aquí... como me ha prestado tu palabras. Uyyy y lo de la casa, aquí están los ingleses a tope buscándolas, no me digas, serán modas jajaja. Un besazo guapa!

      Eliminar
  10. que bueno ana , que maravilla de turrón me lo dejo en pendientes para cuando regrese , que seguro quie voy a tener ganas de copmer turrron . unas fotos fantásticas . feliz navidad y mejor año un abrazo y un besazo

    ResponderEliminar
  11. Que preciosidad de turrón y de fotografías.
    Besitos

    ResponderEliminar
  12. Qué bonitos y qué ricos!!!! mándame un trocito... pooooofis!!! :)
    besos

    ResponderEliminar
  13. Chica, con este turrón entramos de lleno en la Navidad, qué bueno se ve.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Impresionante!! a la que casi de la un "pampurrio" es a mi! Mi turrón es el de chocolate... y el duro... y el de jijona... bueno que no estamos hablando de mi!! es una pasada, el rollo de la espelta caramelizada me parece alucinante ¿la venden así? ¿¡¡DONDE!!? Me apunto esta receta, pero ya!

    Estoy contigo en lo de reutilizar, jamás me he comprado un molde para turrón!! yo lo hago igual que tu, pero en un tupper, ¡y bien chulo!

    Un abrazo, artista!

    ResponderEliminar
  15. Me encanta tanto el turrón como las pedazo de fotos que haces! Un 10!
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Todo precioso!! el turrón de vicio, no creo que pudiera comerme un trozo solo. Las fotos me encantan transmiten ese aire tan rustico, y que decir de los perros y las ovejas, eres afortunada de poder vivir en un lugar con tanto encanto.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  17. ¡Pues viva tu "chic rústico"! ¿Estaría bien decirlo así? No sé, que no se diga de una filóloga que no sabe expresarse de forma apropiada. Pero mira tú por donde que me gusta la forma de definir el toque de tus fotos siempre que retratan tus recetas.

    Tú eres para muchos de lo más glamurosa. Ya sabes lo que se lleva la vida en el campo, buscando el recogimiento, la tranquilidad, el contacto con lo natural. Aunque claro, visto desde la distancia, todo parece muy bucólico. Pero estoy segura de que cuando forma parte de la rutina, habrá para quien este romanticismo se desvanezca como un suspiro.

    ¿Espelta inflada? ¡Muerta me has dejado! Y tan petrificada como esa ovejita que aparece en tus fotos. Ya simplemente por ese ingrediente me dejas temblando, que no en sí por la receta, que es súper fácil. Tentadora, muy tentadora. Mira que soy chocolatera, pero tal y como le comentaba no hace mucho a una amiga bloguera, el turrón de chocolate es precisamente el que no entra nunca. Pero el de Jijona, y si es a la piedra, mejor, nunca falta.

    Me siento totalmente identificada contigo cuando hablas de lo irresistible que puede llegar a ser una receta y las ganas locas de querer compartirla.

    BEsos.

    ResponderEliminar
  18. ¡Genial ese turrón! Llevo tiempo queriendo hacer turrón de chocolate, porque el típico de arroz lo como, pero no es que me emocione, y mira por donde que tu receta me ha inspirado con una quinoa inflada que tengo (¡a falta de espelta!)

    Tu toque rústico genial, y tu leñera también, la mía es bastante más cutre, no hay manera de que esté ordenada, ¡siempre llena de trastos!

    Y lo de la vida bucólica ... la verdad es que esto de vivir en el campo no es lo que la gente imagina: silencio, calma, tranquilidad. Al menos donde yo vivo es: a las 9 el panadero pitando, a las 10 el del gasoil, a las.... y así, hasta que llega el de la fruta, que no pita, ¡¡truena!!, ¡vamos que no es muy chic que digamos! jajaja, pero aún así ¡no vuelvo a un piso en Valladolid, ni donde sea, ni harta de vino!
    Un abrazo
    Cristina

    ResponderEliminar
  19. Estos turrones artesanales son una delicia para el paladar.
    Bonitas fotos. Un sitio para perderse. :)

    ResponderEliminar
  20. Bravo bravísimo, lo rústico me gusta cada día más y más al igual que este blog y tú :-D

    ResponderEliminar
  21. Lo he visto en face y no he podido resistirme a este turrón, a estas fotos y ahora a este blog... me encanta, me parece una deliciosa mezcla de ingredientes para un turrón diferente y especial, como tu cocina de aire rústico, jajaja.
    Besos.
    Raquel

    ResponderEliminar
  22. Mi niña, que te voy a decir ya que no te hayan dicho??? Pues que te has salido con esta receta y estas fotos!!!! Que son una maravilla y que a las que como a mi, nos encanta el rústico y lo rural, tu blog es un espectáculo para los sentidos! Yo soy de campo, pues me crié en una casa en zona rústica, en Sitges la zona de la masía de mis suegros era mi perdición y ahora aquí en Coruña, huyendo de la vida en el centro, nos hemos montado la vida en Oleiros, una preciosa zona más rural con contacto directo con la naturaleza, así que todo lo que nos enseñas en tu blog sencillamente me encantaaaa!!!!
    Besos grandes guapa!!

    ResponderEliminar
  23. Ana, cada fotografía del turrón es una gozada, belleza, pura belleza... pero a mi me vas a disculpar hoy, me quedo con la última imagen, que me encanta! Me llevas directo a mi infancia, a mi Abuelo paterno, su casa en medio del monte, a las tardes de paseos incansables entre arbustos, pinos y plantas medicinales, a todo lo que llevo dentro. Un momento divino que me regalas entre sabores dulces de turrón, entre las cosas recicladas (yo no tengo casi cosas compradas, para algo especifico, sino es regalado) y ese aire bucólico, que me encanta en la fotografía, no solo gastronómica!

    Buena vibra.

    ResponderEliminar
  24. Hola, acabo de descubrir tu blog: que maravilla de imagenes i recetas! Me quedo contigo...

    ResponderEliminar
  25. Estupendas fotos y maravillosa receta, me encanta todo. Pasa unos días felices! Un beso

    ResponderEliminar